Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de indómito coraje, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

viernes, 2 de diciembre de 2016

Museo de Informática - Fundación Museo ICATEC

Muchas veces los sueños, la pasión y las inquietudes van de la mano. Carlos Chiodini es un buceador en el campo informático, un arqueólogo que mete sus manos en las capas geológicas desde el mismísimo umbral de los ordenadores y sigue atrapando joyas únicas e irrepetibles.

Primero fue una colección personal. Luego la necesidad de poder darle espacio físico a ese magma de ordenadores, teclados, monitores y procesadores llenos de ganas de ser usados, estar operables, que las nuevas generaciones sepan cómo fue todo, cómo empezó la aventura de la informática.
Pocos saben que hasta no hace mucho tiempo ( 30 años ) solo se habla de bits, los discos pesaban kilos y eran mas grandes que una pizza; o que las computadoras necesitaban refrigeración para sus válvulas.

Carlos y su esposa Alicia, entonces, y notando que la colección personal crecía a proporciones impensadas, tomaron por las astas el desafío de crear una fundación en 2010 y pegar el salto cuantitativo y cualitativo de dotar de espacio físico a esa colección personal ( pero que también atesora en estos momentos donaciones privadas ) de miles de máquinas prontas para su puesta en marcha.

El Museo de Informática ( uno de los pocos del mundo ) expone en rotación unos 200 equipos por vez; y es de visita esencial e imprescindible en el circuito museístico argentino se sea o no fanático de las computadoras. Es uno de los muy pocos ámbitos del mundo - y tenemos la enorme suerte de que esté en nuestro país - en el que es posible ver una línea cronológica completa de todas las máquinas, ordenadores, procesadores y artículos informáticos desde el comienzo mismo de la computación. ¡ y que además todo funciona !
Porque todo el material expuesto ( y el que forma parte del fondo de colección del museo fuera de exposición ) está operable y listo para los curiosos y nostálgicos. Y otro detalle estupendo: al mirar los equipos en exposición se logra tomar dimensión espacial, de volumen, tamaño y prestaciones de esos equipos desde los orígenes mismos de la revolución en las comunicaciones y la digitalización de datos.

Una nota aparte para una reproducción muy lograda de la ya mítica Clementina. Y ni digo nada de las maravillosas Commodore, ¡¡¡ Las Amiga !!! Las IBM que marcaron historia y las infaltables Apple, Atari y Olivetti

Deseo agradecer el trato recibido por Carlos Chiodini, fundador y presidente de la Fundación Museo ICATEC, y el staff que con suma amabilidad y paciencia me acompañaron en el recorrido de este formidable espacio.
¡¡¡ Vayan !!!

http://museodeinformatica.org.ar/

















2 comentarios:

  1. Excelennnnte! Rolling BBs ex FidoNet 4:901/337, estará ahí en breve ... Necesito ver eso y emocionarme un poco ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola GusELP un gusto saludarte.
    Si no visitaste el museo te lo recomiendo con absoluta certeza: porque lo formidable de él es que cada 3 o 4 meses varía su recorrido y los elementos expuestos. Tené en cuenta que solo se exponen 200 piezas por vez.... y en catálogación hay miles !!!! Por supuesto que lo que vos comentás debe ser emocionante para miles de personas..... a mí se me cayeron un par de lágrima al ver la Commodore !!!! Un abrazo y gracias por participar.

    ResponderEliminar