Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de indómito coraje, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Certina calibre Certina 28-10 ( 1965 )

Acá una demostración de por qué mis amigos exageran mas de la cuenta: la insensata de mi amiga Meritxell, en un colapsado estornudo me hizo llegar este formidable Certina 28-10.
Que es un relojazo



Y una prosa poética que dediqué a mi amiga Meritxell por tan espléndido regalo

Las palabras son maravillosas.

Tienen ese encanto abrasador del verano del alma. Traspiran la bondad y pasión de las ánimas con sed de vivenciar momentos bellos, los plenos amores de rocíos y eternas primaveras.

Las palabras suelen no ser inocentes. Cargan los flujos de admiración, desdichas, momentos duros o extraordinarios que nos regala la vida; esta vida tan gloriosa, tan honesta, tan limpia.

Ellas nos inundan. Nos encontramos abandonados y sumergidos en ese cause infinito de vocablos, tintas, trances y plumas; solitarios y solidarios.
Solitarios porque el acto de fenecer en palabras no tiene comparación con otros actos de nuestra existencia. Y solidarios, porque las almas que estamos sujetas al embrujo de los escrito por nuestra mano, los grafos y su veneno inevitable e inevitado nos engrilla al infinito; con nuestras alegorías y gozos.

Las palabras quiebran lo solemne de los ritos y nos inicia en la temible y explosiva aventura de desnudarnos ante otros seres amados, imaginados, sucumbidos o adormilados. Si tienes la fortuna de encontrar un alter ego en tu palabra mentada y amada sabrás lo que es estar en la gloria, entre cielos reconvertidos y en la plenitud de tu espíritu sensible.

Imaginar, escoger, escribir y vivir con palabras es una experiencia que no elegimos, sino que padecemos con dulzura y recato. Con palabras puedes adular, estremecer, amar u odiar: todos sentimientos que son de entrañas hechas tripas y carne en la punta del plumín.

Formidables palabras, bellas, espontáneas o pensadas; amorfas o coléricas. Las palabras son eso que somos; por y a través de ellas....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario