Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de indómito coraje, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Muralismo mexicano: la inmensidad, la belleza, la protesta, el enojo y la pasión


El muralismo mexicano es único, irrepetido y unánimemente valorado y de una descomunal belleza. Tiene una yuxtaposición de órdenes simbólicos, una amalgama continua y popular que junta en un guiso de imágenes lo aborigen, la perversa irrealidad y vaticinio claudicante de los Dioses, la magnificencia de la pureza, el horror, los suplicios; una exacerbado nacionalismo que traspira, suda, empapa y baja desde las paredes y te moja con una ola de emociones e incoherentes pensamientos. Ves las alegorías, las fábulas, las apariciones, las guerras, las matanzas, el reencuadre y la superación de un pueblo ( o los pueblos fundidos en uno ) que ha luchado desde siempre por imponer su carisma, su color, sabor y música.
Miras un mural, de los miles que hay sólo en el DF, y lloras, te sientes aturdido y desembocas en la tempestad gloriosa de México y su gente: tierna, sugerente, solidaria y localista a ultranza.

En las imágenes que siguen - tomadas en el Palacio de Gobierno, El Palacio de Bellas Artes, El Castillo de Chapultepec y La Casa de Los Azulejos - se pueden apreciar ( muy mala y mediocremente ) la inmensidad y talento extremo de Siqueiros, Gonzalez Camarena, Diego Rivera y José Clemente Orozco. 






No hay comentarios.:

Publicar un comentario